San Roque

Municipio: VILLA RICA

Población: VILLA RICA

Dirección: Cra. 3 No. 3-06Alfonso Caicedo Roa

Correo:

Despacho: Mañana 8 a 12 m; 2 a 5 pm

Eucaristia entre semana: 7 pm

Ecucaristia Dominical: 7 am 10 am 7 pm

Párroco: Edinson Bolaños Mera

"Aspecto histórico de la parroquia En la década de 1960 sobre el predio donde funcionó el teatro del pueblo de propiedad del señor José Manuel Cifuentes, se inició la construcción del templo que se consagró a San Roque, el padre Jesús Gersaín Marín Molano párroco de Puerto Tejada -1953-1969- con la ayuda de las hermanas misioneras Lauritas vieron la necesidad de erigir un templo en la naciente comunidad de Villa Rica. Cabe resaltar que las hermanas misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena -Hermanas Lauritas- habían fundado su casa en 1951 para apoyar en el proceso de maduración de la conciencia de la comunidad, dicha comunidad fue la única que atendió el llamado del padre Marín Molano, después de que él solicitara a diferentes comunidades religiosas fundar una casa en Villa Rica. Día a día la población crecía más y la capilla de la hacienda la Bolsa era muy pequeña para las demandas del poblado. La construcción material del templo fue posible a la donación que hicieron el matrimonio del señor Alfonso Caicedo Roa y la señora Eugenia de Caicedo propietarios de la hacienda el Gramal en el sector del Chorro y a las actividades que organizaban la junta pro-capilla y la junta de acción comunal para reunir los recursos económicos, de acuerdo a una carta enviada por la junta de acción comunal de Villa Rica al Arzobispo de Popayán Miguel Ángel Arce Vivas el 4 de abril de 1968 que dice así: Villa Rica, Cauca. Abril 4 / 68. Excelentísimo Señor Doctor . Miguel Angel Arce Vivas. Arzobispo de Popayán. Ilustrísimo Señor Arzobispo: La junta de Acción comunal de este corregimiento, cumpliendo el honroso encargo de la comunidad, se complace en presentar a vuestra Eminencia Reverendísima, un sincero y cordial saludo, a la vez que nuestro agradecimiento por los favores que estos días nos habéis dispensado. Así mismo, queremos aprovechar la oportunidad del momento para ofrecer a vuestra reverendísima persona las expresiones de afectuosa veneración en que reboza nuestra alma hacia vuestra sagrada persona. Quiera el Dios de las Mercedes guardaros muchos años, para que con el auxilio de la gracia y mediante la observancia de vuestras divinas enseñanzas, esta feligresía logre curarse de todas las enfermedades espirituales que la aquejan. De mi ilustrísimo Señor Arzobispo de Popayán, nos suscribimos con mucho respeto y veneración. Junta de Acción Comunal de Villa Rica. _____________________ _____________________ Adelfo Ballesteros Leonel Viáfara Brand Presidente Secretario De acuerdo a la anterior carta el presidente y el secretario de la junta de acción comunal del corregimiento de Villa Rica le agradecen al Arzobispo de Popayán, por los favores recibidos, podemos conjeturar que estos agradecimientos se relacionan a la ayuda y buena disposición del arzobispo y la diócesis para la construcción del templo de Villa Rica. El nuevo templo quedó bajo la atención pastoral de la parroquia Inmaculada Concepción del vecino municipio de Puerto Tejada. Como se mencionó en el anterior párrafo las eucaristías del naciente poblado de Villa Rica se celebraban en la capilla de la Hacienda la Bolsa –Perteneciente a la jurisdicción parroquial de Quilichao- , Dicha hacienda fue construida por la comunidad religiosa “La compañía de Jesús” en el siglo XVII, siendo una de las cien haciendas que tuvo la comunidad en el virreinato de la Nueva Granada, esto se estima de acuerdo al inventario realizado al momento de la expulsión de la comunidad en 1767 (Colmenares 1969, 88). Según el escrutinio documental realizado en el Archivo “José María Arboleda”, la Hacienda la Bolsa el año 1797 estaba avaluada en 103.932 pesos con 6 reales y era propiedad de Don Francisco Antonio Arboleda, estimado así: “196 piezas de esclavos avaluados en 57.115 pesos con 4 reales, además de la capilla y sus ornamentos avaluada en 46.817 pesos con 2 reales”. De acuerdo con investigaciones en el archivo notarial de la ciudad de Caloto – Cauca, el propietario de la hacienda Don José Rafael de Arboleda mediante carta de poder otorgada a Juan Gabriel de Maya, solicitó en el año 1819 hacer un inventario y avalúo de la capilla y los esclavos de la hacienda, el cual se ejecutó así: Descripción del avalúo de la Capilla. Descripción Valor (Pesos) Iglesia cubierta de teja y paredes de tapia y rafas de ladrillo. 1.000 Un calvario de cristo crucificado y de nuestra señora de Dolores y de San Juan, está enteramente picada del comején. 12 Un cuadro de nuestra señora de Chiquinquirá con velo azul. 16 Una imagen de nuestra señora del Rosario con su vestido viejo. 6 Un vestido de nuestra señora del Rosario compuesto de delantal de prusiana blanca y manto de brocato azul con franjas falsas. 10 Una media luna en madera forrada por fuera en plata. 4 Una corona de plata con vidrios de color. 8 Dos ternos de frontales de tajetan blanco ya inservibles. - Un mantel de punta ordinaria ya inservible. - Dos manteles pequeños con encajes. 3 y 1 real Un ornamento de tajetan carmesí guarnecido con pinita Quiteña falsa 14 Un ornamento morado y negro con la misma guarnición. 14 Un ornamento de tajetan espolinado blanco guarnecido con brillante falso. 25 Una alfombra de tapetes pegados. 6 Un misal antiguo. 6 Una imagen de San José. 20 Una capa de dicha imagen de San José. 4 Una imagen de San Roque. 22 Una cruz ala de madera plateada con mangas de tajetan. 6 Una mesa de 2 cajones de guardar ornamentos. 10 Una caja de madera 2 Tres campanas con 108 libras, según se dice. 8 reales Un cáliz, patena, vinajeras y salvilla, un incensario con naveta y cuchara y una coronita de nuestra señora todo de plata con peso de setenta y cuatro y tres cuartos onzas. 8 reales cada uno Dos albas, un hábito, cornialtares, dos purificadores y un juego de corporales. 21 Tres imágenes pequeñas, una de San Juan Bautista, otra de San Roque y la otra de Santa Bárbara que no se aprecian por ser ya entregados - Un copón de plata dorado. 8 El cajón nuevo donde se depositó el copón de pintura jaspeada. 10 Un frontal negro de sangalete con cintas amarillas. 2 Dos campanillas de metal una grande y otra pequeña. 12 *Tabla elaborada para la investigación. Año 1819. Folio 100-139. Archivo Notarial de Caloto. Cabe resaltar que, dentro del inventario de la capilla, se encontraron dos imágenes de San Roque, esto nos permite asociar porque la comunidad parroquial de Villa Rica en un futuro se va a consagrar a San Roque, dentro de la investigación es el primer referente que encontramos de devoción a dicho Santo, de igual forma la señora Leovigilda Lerma explica “se escoge como patrono a San Roque porque aquí hubo una peste fuerte de animales y mueren muchos incluso gente, hubo una fiebre loca, esto nos contaba Don Drigelio Vásquez, como se conocía que San Roque era patrono de los enfermos, él los curo”. Lo anterior nos permite entender que desde finales del periodo colonial –Finales del siglo XVII hasta inicios de la República-, los esclavizados conocían y eran devotos de San Roque, se puede pensar que dichas devociones nacían en las haciendas, en nuestro caso nació en la capilla de la Hacienda la Bolsa. Dentro del inventario de la capilla, se encuentra una imagen de Santa Bárbara patrona de la capilla que perteneció a la Hacienda de Dominguillo, -Perteneciente a la jurisdicción parroquial de Quilichao-, en la actualidad dicha capilla pertenece al municipio de Santander de Quilichao, de acuerdo con los testimonios de personas que conocieron la capilla de la hacienda la Bolsa, estas dos capillas eran idénticas en su diseño arquitectónico. Las capillas construidas al interior de las haciendas respondían a la obligación que tenían los hacendados en la formación cristiana de los esclavizados, pues estos debían tener los sacramentos de acuerdo a la ley de Dios, era común durante el periodo colonial que el día domingo fuera libre para los esclavizados, de igual forma debían como primera medida del día asistir a la misa en las horas de la mañana, de esta forma se fue formando un espíritu cristiano y de devoción a los santos y santas de la iglesia católica entre los esclavizados; el resto del día lo podían dedicar a actividades propias que pudieran generar dinero, entre ellas estaba: lavar ropa, lavar oro – tambar o mazamorrear o cultivar en espacios cedidos por el hacendado entre muchas otras actividades. En los anteriores párrafos tratamos de contextualizar a grosso modo como nace la devoción al santo San Roque, en este apartado retomaremos como se crea la parroquia San Roque en los años 90s del siglo XX. El 20 de abril de 1994 mediante el decreto número 254 se crea la parroquia de SAN ROQUE perteneciente al corregimiento de Villa Rica, municipio de Santander de Quilichao- Cauca, para la creación de la parroquia el arzobispo de Popayán Alberto Giraldo Jaramillo consideró seis puntos: 1. Que el corregimiento de Villarrica(sic) ha crecido considerablemente en su población urbana y rural; 2. Que con la fundación de la casa de las Hermanas Misioneras de la Madre Laura desde 1951 se ha madurado la conciencia de comunidad; 3. Que pastoralmente se viene atendiendo con la presencia estable de un sacerdote; 4. Que diversos sectores de la población han solicitado la creación de la parroquia; 5. Que realizado el estudio económico, se puede garantizar el sustento del párroco; 6. Que el consejo presbiteral en la reunión del 31 de enero de 1994 aprobó por unanimidad la creación de la nueva parroquia. La nueva parroquia San Roque quedó integrada así: 1. El casco urbano de la población 2. Por las siguientes veredas: Gallinazo, El Palito, Juan Ignacio, Chalo, Madre Vieja, Barragán, Patocó(sic), El Gramal, o Chalo, Chirringo, Arranca Cinchas, Cantarito, Perico Negro, La Sofía, Caponera, Mingo, Agua Azul, Primavera, Quintero, San Jacinto, El limón, territorios que comprendieron la antigua Hacienda la Bolsa. Mediante el decreto 255-BIS, se nombró el 20 de abril de 1994 al padre Carlos Enrique Ciro Parra, administrador parroquial de la parroquia de “San Roque”, cabe anotar que según el decreto 177 del 11 de abril de 1993 en el artículo séptimo, el padre Carlos Enrique se ocupaba de la atención pastoral de la vice-parroquia de Villa Rica-Cauca desde el año 1993, cuando aún esta dependía de la parroquia Inmaculada Concepción de Puerto Tejada."